The Plastic House


Por Francisco Álvarez.


Dentro de la competición oficial Burning Lights de Visions du Reel 2020, se exhibió el mediometraje The Plastic House, realizado de forma unipersonal por la artista Allison Chhorn quien, a forma de autorretrato, cimienta un filme de carácter observacional que construye continuamente un territorio interior a través de metáforas visuales/auditivas leves, casi etéreas, mismas que logran contener la potente marea emocional que Chroon atraviesa frente a los sucesos de perdida familiar.

The Plastic House se presenta como una experiencia meditativa del individuo acerca de la ausencia y la soledad, dos emociones que Chhorn afronta dentro del filme como una experiencia presente y que en primera instancia, se cubren bajo un manto autobiográfico. Es aquí donde encontramos gran precisión en la práctica narrativa de Chhorn, quien logra persuadir al espectador sobre la autenticidad de la experiencia de luto que atraviesa, misma que resulta ser una propuesta atribuida expresamente para la creación del universo dramático/experiencial del filme.

La estructura temporal del filme atraviesa una dimensión menos definida, trenzada de manera sensible y que al suturar con una muy cuidadosa propuesta sonora, permite que en varios momentos se perciba una amalgama atmosférica donde mundo real y mundo onírico se vuelven indiscernibles.

Por otra parte, la experiencia individualidad de creación cinematográfica y la valoración del espacio doméstico como fuentes de refugio creativo otorga al filme gran actualidad, ya que logra sintonizar con dinámicas e imaginarios posibles para el desarrollo de proyectos cinematográficos en un mundo atravesado por la crisis pandémica. The Plastic House ha generado diversas lecturas sobre el carácter premonitorio del film (como lo comenta Mónica Delgado en Desistfilm), que plasma una profunda atmósfera de soledad social e introspección frente a un mundo distante, como el que hoy habitamos.

A continuación, compartimos una traducción de un fragmento la declaración de Allison Chhorn sobre The Plastic House:

Miedo

Esta película fue impulsada por dos miedos, que todavía son muy reales. En primer lugar, a medida que mis padres envejecen, temo constantemente por su muerte y pienso como sería si ya no estuvieran aquí. Pienso en su ausencia y en cómo viviría emocionalmente sin ellos. Experimento su ausencia de vez en cuando… cuando regresan a Camboya: la ausencia de la voz de mi madre, la ausencia del trabajo laborioso de mi padre. Pensando: ¿quién se haría cargo de la granja si se hubieran ido?


El otro miedo es que el techo de mi casa se derrumbe sobre mí. Parece irracional, pero los signos de grietas y pedazos de techo que se han caído han hecho que esta posibilidad sea demasiado real. ¿Qué pasa si no hice nada para arreglarlo, sino que dejé que sucediera y seguí con lo que sabía?ç

Imaginar estos dos miedos fue la idea de la historia de la película.Creo que tienes que estar un poco loco, delirante e ingenuo para hacer una película, y yo tenía un poco más que todas esas cosas.

Solo

¿Es posible hacer una película solo?

Sí, había hecho varios cortos por mi cuenta, pero una película más larga tomó mucho más tiempo y compromiso. Al igual que hacer pinturas, es un proceso muy solitario pero gratificante. Sí, no tenía habilidades en cinematografía pero tenía ciertas imágenes en mente. Antes de hacer la película, había soñado con el ambiente y la atmósfera de niebla contenidos en el techo cóncavo de la casa de plástico. Definitivamente quería filmar en invierno, donde siempre se siente más cálido en la casa de plástico. (Lo llamo la casa de plástico en lugar de la casa verde, debido a la tacto del material que cubre toda la estructura).

El clima en Adelaida se siente temperamental: en un momento es brillante y soleado, al siguiente está nublado con una tormenta que se acerca. La casa de plástico, la ventana del automóvil, el espejo del baño e incluso la lente de la cámara se empañarían con la diferencia de temperaturas.

Por necesidad y accesibilidad estoy frente a la cámara, lo que hace que sea difícil posicionarme. Pero la prueba y el error, y algunas tomas adicionales es lo que se necesita para obtener la inyección. La mayoría de las veces, mis padres ni siquiera sabían que los estaba filmando.

Entre los disparos hay trabajo agrícola por hacer. Trabajar en la casa de plástico es laborioso pero también puede ser meditativo. La monotonía de arrancar hojas secas, recoger semillas, plantar, recoger frijoles, etc., la misma acción una y otra vez permite que mi mente se pregunte cosas constantemente. Como si el proceso en sí fuera una forma de curar, o al menos olvidar temporalmente.

Sonido: un clima de ansiedad

El sonido de una densa capa de atmósfera era importante, como para llenar el vacío del diálogo y contar información narrativa a través del sonido. Hay una base de la RAF (Royal Air Force) cerca de la granja. Escuchaba aviones, como drones, mientras trabajaba en la casa de plástico. Sonidos constantes de autos y camiones desde la carretera principal y la autopista cercana. Los pájaros cantan constantemente. La presencia de sonidos externos eran signos de otra vida. Siempre hay el goteo de agua de una tubería con fugas desconocida. Dentro de todo eso, podía escuchar el plástico aleteando de las paredes de la casa para avisarme cuando hacía viento afuera.

En la vida real, la casa está al lado de la granja. Por la noche, hay otros sonidos. El tren de carga y los almacenes industriales producen un sonido diferente. El viento inquieto barre y se filtra por la ventana. La lluvia golpea contra la chimenea de cristal y metal. El techo cruje por el clima. Estos sonidos fueron grabados desde la ventana de mi habitación. Quería producir una sensación de ansiedad y muerte inminente a través de las capas de sonidos recopiladas.

Percepción del tiempo

La forma en que se edita la película se basa en mi percepción del tiempo. A veces esmeradamente atrapado en el presente. A veces las proyecciones del futuro me sorprenden. Pero siempre informado por el pasado y tal vez demasiado apegado a los recuerdos personales. Al igual que una novela de Faulkner no lineal, el pasado, el presente y el futuro se pueden percibir de manera simultánea.

Hay una libertad absurda trabajando solo y haciendo todo usted mismo. Puedes tomar tus propias decisiones, pero al mismo tiempo solo tienes la culpa cuando te equivocas. Esta película es una acumulación y gestación de mis experiencias, mis miedos e inseguridades, mis pensamientos y mi propia forma de hacer cine.